Diferencia entre 5g y 4g, cobertura, moviles y llegada a España

Después de poner en contexto en el post anterior los diferentes mundos que se extienden alrededor del 4G, el LTE-A y el 5G, estamos en situación de analizar las diferencias que podemos encontrar entre el 5G y el 4G, la cobertura que proporcionan y las pruebas que, en un futuro no muy lejano, comenzarán a realizarse en diferentes zonas de España.

 

El 5G funciona de manera diferente al 4G

 

Un nuevo tipo de red móvil no sería nuevo si no fuera, de alguna manera, fundamentalmente diferente de las ya existentes. Una diferencia fundamental es el uso de radiofrecuencias únicas de 5G para lograr lo que las redes 4G no pueden alcanzar.

El espectro radioeléctrico se divide en bandas, cada una con características únicas a medida que se asciende a frecuencias más altas. Las redes 4G utilizan frecuencias por debajo de los 6 GHz, pero el 5G probablemente usará frecuencias extremadamente altas en el rango de los 30 GHz a 300 GHz.

Estas altas frecuencias son excelentes por una serie de razones, una de las más importantes es que soportan una gran capacidad de datos a alta velocidad. No sólo están menos saturadas de datos existentes y, por lo tanto, pueden utilizarse en el futuro para aumentar las demandas de ancho de banda, sino que también son altamente direccionales y pueden utilizarse junto con otras señales inalámbricas sin causar interferencias.

Esta nueva idea es muy diferente a la de las torres 4G, que disparan datos en todas las direcciones, potencialmente desperdiciando energía para transmitir ondas de radio en lugares que ni siquiera están solicitando acceso a Internet.

 

 

El 5G también utiliza longitudes de onda más cortas, lo que significa que las antenas pueden ser mucho más pequeñas que las antenas existentes, sin dejar de proporcionar un control direccional preciso.

Dado que una estación base puede utilizar incluso más antenas direccionales, significa que el 5G soportará más de 1.000 dispositivos por metro que los soportados por 4G.

Todo esto significa que las redes 5G podrán enviar datos ultrarrápidos a muchos más usuarios, con alta precisión y poca latencia.

Sin embargo, la mayoría de estas frecuencias “ultra-altas” funcionan sólo si hay una línea de visión clara y directa entre la antena y el dispositivo que recibe la señal. Además, algunas de estas altas frecuencias son fácilmente absorbidas por la humedad, la lluvia y otros objetos, lo que significa que no viajan tan lejos.

Es por estas razones que podemos esperar un montón de antenas estratégicamente colocadas para soportar 5G, ya sean realmente pequeñas en cada habitación o edificio que lo necesite o grandes colocadas en toda una ciudad, tal vez incluso ambas. También habrá probablemente muchas estaciones repetidoras para “empujar” las ondas de radio lo más lejos posible y así proporcionar soporte 5G de largo alcance.

¡¡Síguenos en facebook!!

Otra diferencia entre 5G y 4G es que las redes 5G entenderán más fácilmente el tipo de datos que se solicitan, y podrán cambiar a un modo de menor potencia cuando no estén en uso o cuando suministren tarifas bajas a dispositivos específicos, pero luego cambiarán a un modo de mayor potencia para acciones como la transmisión de vídeo HD.

 

El 5G es mucho más rápido que el 4G

 

El ancho de banda se refiere a la cantidad de datos que pueden ser movidos (cargados o descargados) a través de una red en un momento dado. Esto significa que bajo condiciones ideales, cuando hay muy pocos, o ningún otro dispositivo o interferencias que afecten a la velocidad, un dispositivo podría teóricamente experimentar lo que se conoce como velocidades máximas.

Desde una perspectiva de velocidad máxima, el 5G es 20 veces más rápido que el 4G. Esto significa que durante el tiempo que se tarda en descargar una sola pieza de datos con 4G (como, por ejemplo, una película), la misma podría haber sido descargada 20 veces a través de una red 5G. Mirándolo de otra manera: se pueden descargar cerca de 10 películas antes de que con 4G se pueda haber descargado la primera mitad de una.

Por otra parte, el 5G tiene una velocidad máxima de descarga de 20 Gb/s, mientras que el 4G tiene una velocidad máxima de descarga de 1 Gb/s. Estos números se refieren a dispositivos que no se mueven, como en el caso de una configuración de acceso inalámbrico fijo (FWA), donde hay una conexión inalámbrica directa entre la torre y el dispositivo del usuario. Las velocidades varían una vez que el dispositivo comienza a moverse, como cuando está en un automóvil o tren.

Sin embargo, no se suele hablar de las velocidades “normales” que experimentan los dispositivos, ya que a menudo hay muchos factores que afectan al ancho de banda. En su lugar, es más importante observar las velocidades realistas.

El 5G no ha sido lanzado todavía, así que no podemos comentar sobre experiencias del mundo real, pero se ha estimado que proporcionará velocidades de descarga diarias de 100 Mb/s, como mínimo. Hay muchas variables que afectan la velocidad, pero las redes 4G a menudo muestran un promedio de menos de 10 Mb/s, lo que debería hacer que el 5G sea al menos 10 veces más rápido que 4G en el mundo real.

 

¿Qué puede hacer el 5G que el 4G no puede?

 

Dadas las marcadas diferencias en su rendimiento, está claro que el 5G allanará un nuevo camino hacia el futuro para los dispositivos móviles y la comunicación. ¿Qué significa esto realmente para nosotros como usuarios? El 5G todavía nos permitirá enviar mensajes de texto, hacer llamadas telefónicas, navegar por Internet y transmitir videos. De hecho, nada de lo que hacemos actualmente en nuestro dispositivo móvil, en lo que respecta a Internet, será quitado cuando estemos en 5G. Simplemente serán mejorados.

¡Síguenos en Twitter!

Los sitios web se cargarán más rápido, los videos se cargarán aún más rápido, los juegos multijugador en línea dejarán de tener retardos, veremos un vídeo sin cortes cuando estemos usando Skype o FaceTime, etc.

El 5G puede incluso ser tan rápido que todo lo que hacemos en Internet ahora relativamente rápido pasará a parecer ser instantáneo.

Si terminamos usando el 5G en casa para reemplazar la conexión de cable, encontraremos que podemos conectar más dispositivos a Internet al mismo tiempo sin problemas de ancho de banda. Algunas conexiones a Internet en casa son tan lentas que simplemente no son compatibles con toda la nueva tecnología interconectada que está saliendo al mercado en estos días.

El 5G en casa nos permitirá conectar nuestro smartphone, el termostato inalámbrico, la consola de videojuegos, las cámaras de seguridad inalámbricas y el ordenador, entre otros, al mismo router sin preocuparnos de que dejen de funcionar cuando están todos encendidos al mismo tiempo.

Donde el 4G falla en proporcionar todos los datos necesarios a un número creciente de dispositivos móviles, el 5G abrirá las vías para más usos como el de los semáforos inteligentes, los sensores inalámbricos, las prendas de vestir móviles y la comunicación de coche a coche.

Los vehículos que reciben datos GPS y otras instrucciones que ayudan a navegar por la carretera, como actualizaciones de software o alertas de tráfico y otros datos en tiempo real, requerirán de un Internet rápido para estar siempre al tanto. No es realista pensar que todo esto podría ser soportado por las redes 4G existentes.

Dado que el 5G puede transportar datos mucho más rápidos que las redes 4G, no está fuera del ámbito la posibilidad de esperar ver más transferencias de datos sin comprimir. Lo que esto hará es, en última instancia, permitir un acceso aún más rápido a la información, ya que no será necesario descomprimirla antes de utilizarla.

 

Cobertura 5G en España. Primeros pasos

 

Hace ya mucho tiempo que se viene hablando del 5G en España. Como hemos comentado anteriormente, es la eterna promesa que no acaba de llegar. Pero ahora sí, podemos decir que ya tiene fecha en España. Ha sido a finales del mes de febrero cuando el Ministerio ha comenzado la licitación de las primeras frecuencias de 5G, iniciando así un progresivo proceso de transformación que culminará en el año 2020.

En el caso de Movistar, las primeras ciudades españolas que han sido elegidas para probar esta nueva tecnología han sido Segovia y Talavera de la Reina. Estas Ciudades Tecnológicas 5G servirán para probar las capacidades de la quinta generación de la telefonía móvil, además de permitir desarrollarla mejor en un entorno real con ciudadanos y empresas.

Por otra parte, Vodafone y Huawei completaron con éxito hace poco la primera llamada 5G del mundo desde Barcelona a Madrid utilizando para ello las especificaciones del estándar comercial NSA aprobado por 3GPP. Para ello, hicieron uso de la banda de frecuencias de los 3,7 GHz.

 

Primeros móviles con 5G

 

 

Al igual que la tecnología 5G comienza a avanzar, los fabricantes de dispositivos móviles también están comenzando a dar los primeros pasos al respecto. Qualcomm, que es una de los grandes fabricantes de chipsets y modems de conectividad, ya ha anunciado el Snapdragon X50 para soportar estas redes, y ya hay varios fabricantes que han confirmado sus primeros móviles 5G para 2019.

Es por esto que el próximo año tendremos 5G en los primeros móviles de compañías como HTC, LG, Samsung, Apple o Sony.