Principales tecnologías para los sistemas de carga inalámbrica

La carga inalámbrica no es nueva. Ya hemos visto dispositivos que integran de forma directa o mediante accesorios la posibilidad de cargar mediante el uso de un campo electromagnético capaz de transferir energía entre dos objetos. Esa es la base de la carga inalámbrica.

Una bobina de inducción que crea un campo electromagnético y convierte esa energía en corriente eléctrica para la recarga de la batería de tu smartphone. Un sistema que aporta grandes ventajas como la comodidad, pero también algún inconveniente. Principalmente su eficiencia. Estos sistemas ofrecen un tiempo de carga necesario mucho mayor.

Por ejemplo, el Samsung Galaxy S6 carga al 100% en tan solo 70 minutos si utilizamos el cargador tracicional. Si recurrimos a su sistema inalámbrico necesitaremos 152 minutos para llegar a la carga completa, algo más del doble de tiempo.

 

61k-XwfIkOL._SL1500_

Sistema de carga inalámbrica RAVPower® RP-WCN13 Qi

 

En las últimas revisiones de estos sistemas se han buscado soluciones que minimicen este y otros inconvenientes. Algo que junto a la batalla tecnológica de estándares permite animar el mercado. De los tres sistemas iniciales ahora solo hay dos grandes protagonistas: el estandar Qi y PMA.

 

61S7+CnKu4L._SL1500_

Sistema de carga inalámbrica RAVPower® RP-WCN15 3-Coils Qi

 

Estándar Qi

 

Qi ofreece una tecnología que se usa en smartphones de última generación o en propuestas tan originales como las de Ikea y sus muebles de carga. Qi hace uso de frecuencias muy altas para cargar el dispositivo, detalle que obliga a tener casi literalmente pegado el mismo al cargador. También es necesario colocarlo en un punto exacto. Un requisito menor en favor de una mayor eficiencia.

 

Estándar PMA

 

En la otra esquina del ring tenemos a PMA. De carga por resonancia magnética perdemos eficiencia pero ganamos superficies mayores capaces además de cargar varios dispositivos a la vez sin necesidad de estar colocados en posiciones concretas.

 

51Bu+95-2lL._SL1200_

Sistema de carga inalámbrica Wireless Qi Energía

 

Aquí es interesante saber que al estar ambos basados en la carga por inducción hay dispositivos como el citado S6 capaz de utilizar ambas soluciones. Pero, como hemos comentado al principio, no son las únicas alternativas, aunque sí que las más populares. Sin duda los sistemas de carga inalámbrica aportan ventajas pero son un mercado en pleno desarrollo. La industria aún no termina por decidirse y no hay una solución perfecta.